La jurisdicción contencioso-administrativa, previo agotamiento de la vía
económico-administrativa, será la única competente para dirimir las
controversias de hecho y de derecho que se susciten entre la
Administración y los contribuyentes, retenedores y demás obligados
tributarios en relación con cualquiera de las cuestiones a que se
refiere esta ley.

Deja un comentario

74 − = 68